Mi etapa como gestor de CáceresNetwork

Hasta aquí hemos llegado con CáceresNetwork, hasta un 15 de septiembre de 2017. Te voy a contar mi experiencia como gestor de un espacio de coworking en el centro de Cáceres, te hablaré en estas líneas de diseño organizacional, de la cultura organizacional del coworking y de las personas que en estos 4 años han pasado por aquí, que no es poco.

En 2012 me encontraba una noche en el aeropuerto de San Francisco (USA), justo antes de coger el avión de vuelta a España, llamando a Don Benito para ver si mi entrevista de trabajo en el clúster TIC iba para adelante. Al final fue que si, pero me arrepentiré toda la vida de haber entrado a trabajar en un lugar donde aprendí tantas y tan malas formas de hacer las cosas, es lo que tiene mantener un negocio financiado públicamente, que las malas prácticas y la falta de ética es lo habitual y casi hasta se normaliza. Por supuesto, me fui, y me ocupé bien de que Vara se enterase de todo lo que ocurría con sus queridos clusters y el increíble gasto que suponían, pues no eran más que caprichos de políticos incompetentes; eso son la mayoría de ellos.

Cuando finalicé en el repelente cluster TIC, otro compañero y yo intentamos montar una asociación, AIDMOTEX, que entre los objetivos loables que tenía, uno de ellos era provocar que la Universidad de Extremadura se avispase haciendo cosas nuevas. Y lo hicieron, se enfadaron como siempre que le rompes el status quo a alguien y al final tomaron una decisión lógica y muy buena (y, sinceramente, muy positiva e inteligente, y que fue ampliamente bienvenida): ofrecer esa formación. Hicieron lo que esperábamos que hicieran, que además era lo justo que debían hacer. Todos contentos, todos ganan con los cursos de Gexcall, ¡bien hecho!

Es un tanto complejo contar la historia del coworking, porque va a llevar mucho tiempo pues son, eran y serán, muchas historias entremezcladas. En realidad será la piedra de toque para comenzar una serie de posts más desarrollados. Intentaré profundizar lo más posible.

Desde muy temprana edad me gusta el fútbol, y tengo muy claros los valores que un deporte de equipo comporta. Por ejemplo, hay cosas que se aprenden que te valen toda la vida: nunca traiciones a tus compañeros, nunca hables mal de ellos, ayúdales en vez de discutir porque si pierdes el tiempo discutiendo con tus compañeros el rival será el ganador, céntrate en jugar bien, no te dejes calentar por el contrario, etc etc. Y esta forma de ver las cosas quería trasladarla al entorno empresarial. Y pensé… qué mejor que un coworking donde poder conformar una cultura colaborativa de verdad. El 14 de septiembre de 2013 comenzaba a funcionar el primer espacio de coworking en Cáceres.

A partir de hoy te voy a contar durante las próximas 4 semanas todo lo bueno y también las vergüenzas de Cáceres Network, el espacio de coworking que mayor tiempo ha permanecido abierto en Extremadura.

Porque si no lo sabes, te lo vuelvo a decir: si, fuimos pioneros y hemos aguantado (dicho ahora, aguantamos ya) con dinero privado más que cualquier otro coworking en Extremadura, incluso los gestionados con fondos públicos; y esto es para mi un orgullo como gestor, donde además he aprendido muchas cosas sobre gestión. Atento, cada jueves echo la vista atrás por aquí en artículos que cuentan historias que estoy seguro de que te van a sorprender, sobre todo si a las cosas y a la gente las llamas por su nombre y sin pelos en la lengua.