Qué es el modelo hub-and-spoke en aviación

Hace más de 15 años un socialista prometió el AVE a los extremeños para ganar las elecciones. Las elecciones las ganó, pero el AVE prometido para 2007… no llegó. Uno puede prometer cuando está en su mano, si promete y no está en su mano… es un político mentiroso sin más. Bueno… Cifuentes es una ladrona sin más. ¿Cómo moverse del robo a la chaqueta americana en pocos meses y sin estudiar? Bien… ya te lo explicaré… ya te lo explico más despacio.

Vamos a entrar en materia. En 2002 se promete el AVE entre Madrid y Lisboa. Ante esta nueva infraestructura nadie quiere quedarse fuera, como es lógico y además viable, y las 4 grandes ciudades extremeñas reclaman mantener sus estaciones de tren e implementar las del AVE, que haría una curva. Esto es lógico, no me imagino un tren de alta velocidad dejando fuera Plasencia o Mérida, no sería justo ni lógico.

Pero hay un detalle muy importante en juego al que se le comienza a prestar atención: la situación de las ciudades. Resulta curioso que las 4 ciudades tengan o una estación fuera del centro o una estación céntrica con un acceso ferroviario más que complicado. Plasencia con una Y extraña de varios kilómetros, Cáceres con unas curvas y una vía que limita la expansión de la ciudad y que provoca la posterior expansión por Mejostilla, Mérida con otra Y extraña (si cabe menos extraña que la de Plasencia) y Badajoz con una estación a las afueras de la ciudad. Las distintas soluciones no son fáciles.

Como yo vivo en Cáceres, voy a analizar este caso, pero es análogo a otros. En Cáceres rápidamente plantean los políticos su solución (los políticos casi siempre plantean gilipolleces, no en vano la mayoría no tienen estudios ni tienen la valía necesaria para estar en el cargo): haremos un intercambiador al lado de la carretera de Malpartida, al lado de la autovía. Y en este punto se planteaban los cacereños… ¿un intercambiador entre qué? ¿eso qué es? Bien, la idea era que los pasajeros pudiesen cambiar de un medio a otro, es decir, una estación intermodal entre bus y tren. Ahora estarás alucinando como lector, tanto como yo cuando lo escuché, pero lejos de abandonar aquella idea… se mantuvo en los mentideros de la ciudad por bastante tiempo, en parte alimentada por una prensa de tercera que alimenta cualquier manido rumor proveniente de los políticos(aquí tienes un artículo de un mal periódico citando a malos políticos).

Bien, entre todos mantuvieron la idea, hasta que la desecharon años más tarde. La verdad es que no me imagino a las personas yendo desde Valencia de Alcántara al intercambiador para coger otro bus al centro de Cáceres. O haciendo un trayecto Plasencia – intercambiador y otro intercambiador – Cáceres. Un intercambiador, decían, porque así los viajeros que van a otro lugar pueden hacer ese trayecto sin tener que entrar en la ciudad; y con esos viajeros que no tienen origen ni destino en la ciudad se refieren, supongo, a los viajeros que van de Cañamero a Malpartida de Cáceres, o de Plasencia a Valencia de Alcántara, o de Aldea del Cano a Sierra de Fuentes; viajeros estos todos que, como todos sabemos, son muchos eh, debe haber una cantidad increible de personas que viajan diariamente desde Torreorgaz a Casar de Cáceres… no veas. Es que son la polla, ni las piensan, es que no tienen capacidad para gestionar nada, porque esto hasta un niño lo ve.

Pero vamos a prescindir de políticos torpes por un momento. Se avecinan cambios en cuanto a los transportes, tanto de viajeros como de mercancías. Y existen muchos modelos en función de la distancia en trayectos, el volumen de pasajeros y otras variables externas.

Hace aproximadamente 20 años el mundo de la aviación se hizo la pregunta de hacia por donde tenían que encaminar sus inversiones en I+D+i. Es una industria con planes estratégicos a muy largo plazo y, también, con una componente de innovación muy fuerte, lo que significa que no resulta fácil averiguar lo que el cliente (las líneas aéreas y, por ende, el viajero final) quiere. Pero fue en aquella época donde las dos empresas por excelencia a nivel mundial, la americana Boeing y la europea Airbus, tendrían que apostar por una política de futuro clara.

Airbus presentó en 2006 su A380, y poco después Boeing hizo lo propio con el Dreamliner, dos aviones enormes, con capacidades de hasta 850 pasajeros, que duplicaban las naves que había hasta esa fecha. Las inversiones fueron tremendas, construyendo plantas enteras para su construcción. Hasta aquí ambas empresas fueron paralelas en sus movimientos, pero hubo una diferencia muy fuerte a partir de ahora que marcaría el futuro de ambas empresas y de la aviación para siempre: Boeing se dio cuenta de que el modelo de grandes aviones no sería el modelo demandado dentro de 10, 15 ó 20 años; es decir, ahora en 2018.

La mayoría de las estructuras operativas de aviación en 2001 eran redes de tipo hub-and-spoke, que significa que hay grandes intercambiadores mundiales (grandes aeropuertos) desde donde luego se enlazan los vuelos domésticos. Rutas principales y rutas secundarias. Principales como Dubai – Londres y luego otras secundarias como Londres – Madrid, Londres – Paris y Londres – Amsterdam. Si querías ir a Qatar tendrías que tomar 3 trayectos: Madrid – Londres, Londres – Dubai (en un A380 o Dreamliner) y Dubai – Qatar. Las palabras hub y spoke crean la viva imagen de cómo funciona este sistema, donde un hub es un aeropuerto central a través del cual los vuelos son enrutados, y spokes que son las rutas que salen desde los grandes hubs. La mayoría de las aerolíneas tenían y tienen múltiples hubs, y a día de hoy siguen sin renunciar a ellos porque dicen que les permiten ofrecer más vuelos para los pasajeros.

Boeing renunció a este sistema, y en parte se ha confirmado que eligió mejor que la europea Airbus, sobre todo por 2 razones: Airbus está teniendo problemas para vender sus A380, un avión que tanto les costó desarrollar, su gran perla; y porque han tenido que diseñar un A350, precioso hay que decir, con menos plazas y más eficiente para competir con Boeing. Bueno, y también hay más razones… por ejemplo que un A380 no tendría sentido en Europa, ni en USA, por ser trayectos de menos de 7 u 8 horas de duración. Los A380 están pensados para rutas tipo Los Ángeles – Sydney, con duraciones en torno a las 12 ó 14 horas en vuelo ininterrumpido.

Piensa uno en las comunicaciones tecnológicas y la historia ha sido una mezcla: un internet distribuido pero con grandes nodos que aglutinan enlaces troncales (conexiones principales entre nodos de la red de redes). No podríamos establecer una analogía clara entre los sistemas de información y los transportes de aerolíneas, habría que recurrir a comparaciones más concretas para poder establecer similitudes y diferencias y entrar en detalles. No vamos a entrar ahí, necesitaríamos escribir un par de libros.

Cabe preguntarse qué modelo tenemos en Extremadura, con estaciones de trenes como la de Badajoz a las afueras de la ciudad, con unos enlaces de trenes que no permiten que el grueso de personas que trabajan en Mérida y viven en Cáceres puedan utilizar ese tren de la mañana. ¿Qué sentido tiene un tren a las 8 de la mañana si hay 2 autobuses, 100 personas, que si o si van todos los días de Cáceres a Mérida? ¿Acaso no es ese el propósito de tener un tren? ¿Qué intereses hay creados con las empresas de autobuses y quién se beneficia de mantener esos autobuses diarios saliendo y entrando en Mérida? ¿Por qué una estación a las afueras de Badajoz o Plasencia y qué sentido tienen?

Cabe preguntarse si el transporte de pasajeros y mercancías en la región, con los avances en los vehículos eléctricos y, sobre todo, autónomos, van a permitir eliminar los hubs de comunicación que tenemos en Extremadura, aprovechando una mayor eficiencia implementando mejores algoritmos que aprovechen los recursos al máximo, cerca del 100% de su explotación, y me refiero a los vehículos que existan dentro de pocos años, independientemente de su propiedad y centrándonos exclusivamente en su uso y aprovechamiento. Y otra pregunta, ¿tiene sentido aún a día de hoy eso que han llamado plataforma logística (que se han corrido con el nombre puesto que solo es una explanada de gasolinera con cafetería, de las de toda la vida como el famoso Leo de Monesterio)?

Desde luego hay algo claro en Extremadura: no hay un objetivo, no hay un plan, ningún extremeño sabe hacia donde quiere ir la región. Nadie tiene claro qué estrategia tienen estos políticos de tercera división, solo que tienen la mayor tasa de desempleo de Europa y que están de fiesta a diario con el dinero de todos, cuando deberían estar trabajando. ¿Por qué no tenemos políticos con estudios, bien formados y capaces que sepan hacer de esta tierra algo extraordinario? ¿Por qué tenemos tan mala suerte de tener a estos políticos de tercera división? Imagina… lo bueno existe, y se lo están cargando a base de tu dinero. Y eso es más que vergonzoso.