El sector del taxi debe desaparecer ya porque desaparecerá pronto

Se quiera o no, la realidad está ahí e incluye las mejores formas que hemos encontrado hasta el momento para vivir en paz y con el mayor bienestar posible, tanto a nivel mundial como de los distintos pueblos, también en España. Al hablar de formas nos referimos a conceptos como democracia, constitución o capitalismo. Podemos desear utopías, y hasta ansiarlas y luchar por ellas, pero la realidad está ahí y es siempre imperfecta.

Los mercados como tal, entendidos como formas de intercambio entre personas y organizaciones, tienen fallos, entre ellos uno crucial: que no todo el mundo vive igual de bien. Los hay muy ricos y los hay muy pobres, y eso, desde nuestro punto de vista de ciudadanos del siglo XXI, no se considera justo; yo tampoco lo veo justo. Y ahí entra en juego el sector público, para intentar poner un poco de equidad donde el propio sistema capitalista no es capaz de ponerlo, de tal forma que los más ricos pagan más impuestos para compensar a los más pobres. Esto se llama, ya lo hemos citado, equidad. Y la equidad en esa distribución de la renta es clave.

Pero antes de nada, hagamos un resumen con dos premisas básicas en las que creo que todos estaremos de acuerdo:

  • Se debe equilibrar la riqueza, entre ricos y pobres (equidad)
  • Las empresas son las que contratan trabajadores, es importante tener empresas donde vivamos pues tener un buen empleo, donde se gane un buen salario y se trabaje pocas horas, es importante para las personas
  • Las empresas es necesario que sean rentables, porque si generan pérdidas o cierran o alguien debe pagar esas pérdidas

Pues bien, hay que diferenciar entre personas y empresas. Está bien que se redistribuya la renta entre ricos y pobres y que todos lleguemos a vivir bien, sin desigualdades. Pero a nivel empresarial esto no puede ocurrir, pues si una empresa no es competitiva (vende productos que no interesan, gasta más en producir de lo que ingresa por vender) debe cerrar. Y razón principal para ese cierre es que hay otro que lo hace mejor.

 

Sectores protegidos

Pensemos por ejemplo en los coches de los años 90, con un consumo alto, sin medidas de seguridad, incómodos… ¿Os imagináis si un gobierno hubiese decidido en esos años que les dolía mucho que cerrase alguna empresa y hubiese decidido proteger a esas empresas que ya no eran competitivas? Aparecieron empresas que lo hacían mejor, y la opción era o renovarse o cerrar. ¿Os imagináis que ahora se subvencione a Renault por ejemplo, cuyos coches contaminan, porque se sientan amenazados por Tesla? Es más, si eso ocurriese, si se diesen subvenciones a Renault para mantener sus ventas porque éstas han bajado, se estarían quitando ventas a Tesla. Y esto no sería justo:

  • Tesla ha invertido más
  • Tesla lo sabe hacer mejor
  • Los clientes buscan comprar lo mejor y no se les puede privar del progreso, sería un atentado ético para una sociedad que es obligatorio que avance

No sería justo alimentar a Renault con una tecnología obsoleta solo por caprichos del gobierno, por ejemplo, sin ningún fundamento económico. La máxima es: una empresa o es competitiva o debe cerrar.

Pues lo mismo ocurre con el sector del taxi. Hace 20 años estaban muy bien, pero se han dormido, y en vez de centrarse en actualizar su sector y mejorar, cosa que no han sabido hacer (al igual que Renault, por la razón que sea) pues se han dormido y Uber, Cabify y otros les han adelantado. Y cuando alguien te adelanta, si alguien lo hace mejor que tu… entran en juego la envidia, la inquina, la desesperación y la agresión, tal y como está ocurriendo.

¿Qué ocurre si desde el gobierno se protege a una empresa, o un sector, que ya no es competitivo? Ocurrió con el carbón, manteniendo un sector subvencionado que ya no era competitivo, donde al final se acaba pagando el salario a miles de personas por la única razón de que no pierdan el empleo. Y ocurre aquí, donde se pretende mantener a un sector, el del taxi, que no tiene sentido mantener, pues no son competitivos, por diversas razones:

  • Hay otras empresas que han encontrado una forma de hacerlo mejor y ofrecer un mejor servicio al cliente
  • Es mucho más difícil pedir un taxi que pedir un Uber

¿Te imaginas en pie de guerra a los operadores turísticos para que Booking.com sea cerrada? Al final esto solo perjudicaría a las personas, a la mayoría de usuarios. E igual ocurre con el taxi, al final el perjudicado, el que tiene que seguir utilizando un servicio obsoleto, es el usuario final. Lo malo de todo, no es solo que mantener al taxi sea una falta de progreso y se vean perjudicados miles de usuarios que, en vez de utilizar Uber o Cabify, o simplemente tener esa libertad de elección de qué servicio usar; lo peor de todo es que mantener al taxi va a costar dinero por parte de la administración, porque si venden poco (pocos usuarios) debe haber una regulación (que es lo que piden, absolutamente descabellado) o que tengan algún tipo de subvención (rebaja de impuestos al combustible o similar).

Pero hay un punto clave en todo esto: los taxistas pagaron un alto precio por sus licencias, y tampoco sería justo que ahora vengan Uber y Cabify sin pagar nada y, por una falta de regulación, tengan mayores beneficios con un coste mínimo. ¿Qué hacer? En mi opinión, la solución está en cerrar el sector del taxi, es decir, liberalizar el sector pero no sin antes compensar esas cuantiosas licencias de taxi que pagaron en su día. Hay taxistas que han pagado licencias de más de 300.000 €, mayor coste que un piso, un activo en toda regla. Y no sería justo que ese activo que hasta hace unos años mantenía ese valor ahora valga cero o próximo a cero, no sería justo para los taxistas.

Así que hay que cambiar, sin mayor demora, la situación actual:

  • Compensar a los taxistas recomprando esas licencias por un valor cercano (no exacto, pues valen menos pero no cero) al inicial: por su valor de mercado, no su valor contable
  • Liberalizar el sector dejando entrar a otros operadores como Uber o Cabify, y con una regulación laxa que permita que aún vengan otros operadores en unos años que superen a Uber o Cabify también. El mundo se mueve, progresa, y hay que ser consciente de ello

Por último, y no menos importante, es que hay otra razón todavía más poderosa para comprender que el taxi desaparecerá: el coche autónomo. En cuanto aparezcan en la calle los vehículos autónomos, que ya en algunas ciudades estadounidenses y europeas se utilizan, sin conductor, para llevar pasajeros desde la ciudad al aeropuerto, el sector del taxi estará definitivamente muerto. Taxi, Uber y Cabify estarán muertos si no se actualizan y comprenden esto. Es solo cuestión de tiempo, no es cuestión de que yo lo diga ni mucho menos. Se trata del progreso, nada más. Solo progreso.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] con un sector atrasado como es el del taxi (del cual hablo en este otro artículo más y mejor: El sector del taxi debe desaparacer), suponemos que habrá sido en estos días de FITUR el único español que habrá podido ir en […]

Los comentarios están desactivados.