Embarcadero y Garage 2.0 sin innovación

La innovación es un aspecto fundamental de las regiones, algo que coexiste con el talento. Costaba tan tan poco hacer algo elegante en esos dos edificios que cualquiera que piense que lo que se ha hecho es excelente es que no conoce mucho de lo que hay en otros lugares. Pensad un poco… casi todos habéis asistido a alguna jornada o reunión allí, contestad esto: ¿se ha adaptado el espacio a las necesidades de la formación o reunión?

Entras en el embarcadero, no hay información, ni una sola pantalla indicando dónde es, ni tan siquiera se sabe localizar el despacho o los números de los mismos. Era tan fácil que hubiese un poco de calidez, de jugar con las formas y los caminos interiores para conjugar puntos de encuentro a distintos niveles. Era tan sencillo no poner los servicios de color negro brillante y no poner unas rejas entrelazadas donde apenas se pueden limpiar los cristales. Era tan sencillo usar un poco de madera en vez de frío y más frío metal. A algunos por lo visto les tiene que venir la inspiración metiéndoseles por el culo la punta de la Torre Eiffel, y con esto hablo del que en alguna de las reuniones de inicio tuviese la “feliz” idea y/o aceptase esos diseños desde el Ayuntamiento o la Junta. Se nota, sin duda, la mano de ciertos funcionarios cincuentones que lo más que han hecho en su vida ha sido ir a Torrevieja de vacaciones. Estos carcamales que pretenden poner la innovación en Extremadura… y hasta ellos mismos se lo creen.

Era tan sencillo jugar con los colores, hacer un pequeño lugar donde reunirse, unir formas para que no todo fuesen sillas y armarios y actuasen las paredes y los suelos un poco. Era tan sencillo meter en el juego los elementos que entrar allí es un atentado a los sentidos, al buen gusto, a la elegancia en si. El que diga que el edificio Embarcadero es bonito, que se ha hecho un buen trabajo, que está preparado para innovar, presentaciones, reuniones de empresa y un dulce encuentro informal para hablar de cuestiones técnicas del día a día donde se generen colaboraciones y un interesante networking… por favor… yo lo llamaría el headquarter de lo errante.

Aún recuerdo cuando se presentó aquél fiasco de Abilidade, una aplicación para discapacitados. El día antes, con todo preparado en el Embarcadero para que fuesen a hacerse la foto los cuatro políticos de turno, me llaman desde el Ayuntamiento que hay que cambiar el sitio porque “cómo vamos a presentar una app para discapacitados en un lugar donde no pueden entrar discapacitados”. Anda… pues es verdad… qué gilipollez hacer un edificio donde no pueden entrar discapacitados. A ver si lo entiendo… entonces cada vez que Avante anuncia un evento o jornada formativa en La Centrifugadora (es una sala del Embarcadero) resulta que abstenerse discapacitados? Deberían ponerlo en la web: “abstenerse discapacitados”. Vaya panda de gilipollas, me da vergüenza y me indigna que con mi dinero y con el de todos vosotros se hagan mierdas así. Y no solo queda ahí el tema, sino que no conozco ni uno solo de los asistentes y ponentes, ambos, que se encuentre a gusto en esa sala. Definámosla como se merece: es una puta mierda y el arquitecto que lo hizo debería haber dejando su profesión por simple ética.

Pero vamos más a fondo. Llegas y el entorno no está cuidado, no hay césped ni elementos decorativos, solo cemento (a veces me pregunto si los políticos extremeños tienen acciones de alguna fábrica de cemento… con tanto parking al aire libre, tanto parking soterrado, tanta peatonalización sin verde y tanto cemento por todos lados, ni que estuviésemos en Estocolmo y cayese una tormenta todos los días, esto está más al sur chavales y a ustedes se les ha olvidado). Y cuando entras un ascensor que no funciona: vaya, pero que tampoco pueden subir arriba los discapacitados? no sé por qué pero ya no me sorprende. Continúas y ni arriba ni abajo es cómodo. Por cierto, ya siendo pesado… en el PAE tampoco pueden entrar discapacitados con los dos escalones que tienen.

Iros al fondo, al conjunto de despachos amarillos, a ver si trabajaseis en alguno dónde estaríais trabajando si poco más allá del culo del mundo, os amargaríais y os daría un tremendo asco ir a trabajar porque vuestra vida tendría poco sentido sin luz natural y con un bloque de cemento cubriéndolo todo… Aleluya hermanos! no es un embarcadero, es una puta cochiquera dependiendo del despacho donde estés. La palabra ‘puta’ es esencial en este post.

Vamos a trasladarnos al Embarcadero 2.0. Primero, vamos por el 4.0… después no tenemos rampa para discapacitados, vaya una novedad… el arquitecto debe ser un chapuzas de cuidado… no se le ha visto mucho el pelo alardeando de su obra no? Entras y apenas hay luz, escaleras y más escaleras, y… adivinad… más cemento! Que estaba de oferta el hormigón no? Claro, era lo más barato, había que darle un tono underground y sacar cuanto más dinero mejor sin importar lo que ocurriese. El problema es que no solo confundieron diseño underground con falta de diseño, sino que la mierda de diseño es de campeonato. Algún responsable habrá no?

No se puede entrar en el Garage 2.0 a decir que la innovación viene en la sala blanca y en la sala negra, si están en el puto sótano, sin luz… es agobiante estar allí en cuanto a psicología y trabajo se refiere. Y si tan bien está por qué no trasladan la mitad del Ayuntamiento allí a esas dos salas, con los colores que quieran y como quieran… no dejan de estar en un sótano a tomar por culo de la ciudad (lejos, digamos lejos… guardemos las formas por si os sentís aliviados). Es un puto sótano a tomar por culo. Se podría traer a un premio Nobel a dar una charla ahí y sería una mierda, a tal punto llega el asunto que cuando estás allí y te hablan tu mente te está diciendo “a ver si llega el break y me das un descanso y relajas los ojos con la luz del día”.

Es un asco lo que han hecho, es de gente que no ha salido, que no ha visto otras cosas y que están encaramados a los cuatro diseños de mierda que les han permitido dar la mano mirando a los ojos y ponerse corbata un domingo. Cuando estéis en la caja de pino a los 80 o 90 años veremos la dignidad que tenéis.

Ahora imagina un lugar con diseño, con cafetería y luces cuidadas, en el centro de la ciudad, con paso de gente, accesible a todos, donde te encuentres tanto a quién tiene una empresa como a los chavales de 12, 15 o 20 años haciendo en grupo un trabajo para la escuela, instituto o universidad. Donde las luces forman parte de un diseño cuidado, con elementos alternativos y algo de madera que aporte calidez al lugar. Con salas de reuniones muy cuidadas, con cristales, que favorezcan la reunión, el diálogo y la buena conversación. Con despachos orientados de tal forma que los pasillos dispongan de elementos de unión y se formen puntos de encuentros informales entre las empresas. Era tan fácil hacer esto… que eligieron, con tu dinero y con mi dinero, la peor de las opciones. Era tan sencillo crear un lugar agradable, cuidando cada detalle, para que la innovación y el entorno empresarial fluyese…

Y lo peor es que los que lo hicieron, PP y PSOE, todavía siguen en política y levantando la cara en los medios. Aquellos que llenaron la ciudad de puntos para la capitalidad europea y perdieron como tontos a la primera de cambio, porque no supieron redactar un buen proyecto ni ponerse de acuerdo. Aquellos que han peatonalizado la calle San Pedro y ahora los ancianos para pasear por ahí en verano tienen que pagar por estar a la sombra y consumir algo, porque sorprende que no haya apenas árboles. Aquellos y estos que se empeñaron en un parking cuando el otro parking de Cánovas solo se llena el día 5 de enero por la tarde, ¿tanta falta hacía? Al final, un día me lo dijo un amigo, te encuentras con la misma pregunta de siempre que te da buena cuenta de lo que pasa: ¿te casarías con la alcaldesa? Con Elena o con Carmen… Yo ni loco, busco algo más de creatividad, y eso ni se paga ni se pega ni se compra. Pues si no te casarías con alguien… por qué confiar en lo que hace con tu dinero?

Enhorabuena, sigan dejándose manejar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario