Extremadura no va a la Web Summit de Dublín

Hoy empieza uno de los eventos de mayor trascendencia que se hacen en el mundo acerca de Internet y el mundo digital, el Web Summit Dublín. Decenas de miles de personas se darán cita para conocer de primera mano todo cuanto tiene que ver con nuevos proyectos, startups, inversiones y avances tecnológicos. Muchos emprendedores e inversores españoles estarán ahí estos días para conseguir contactos de primer nivel y financiación de algún tipo.

Sin embargo, y por alguna razón que se nos escapa, Avante no ha planificado ninguna ‘misión comercial’, como ellos lo denominan, a este importante evento en Dublín. Hace tiempo se presentó la estrategia para Extremadura, cuyo objetivo principal es la exportación, tanto de materia prima como de productos transformados, la cuestión es generar una balanza comercial positiva (exportar más de lo que importamos). En ese plan estratégico se establecían una serie de objetivos en sectores clave: tecnología, alimentación, energía y alguno más. Hace unas semanas se llevó a cabo una acción comercial a la feria alimentaria de Anuba, en Colonia (Alemania), lo cual es excelente. Pero me queda la duda de por qué se está abandonando el sector tecnológico en la región.

Hablo de abandono en el sentido más estricto. Veamos lo que si es apoyar el sector tecnológico:

  • Fomento del establecimiento de nuevas empresas tecnológicas (nidos de empresa, espacios de co-creación, beneficios fiscales, etc), así como apoyar la salida de las mismas fuera de la región
  • Fomento de la competitividad en el sector tecnológico
  • Apoyo explícito a, por ejemplo, software libre, o algún otro punto clave que pueda ser característico de la región. Se trata de responder a “en qué somos los mejores?”
  • Y un largo etcétera…

Veamos lo que no es apoyar el sector tecnológico:

  • Ofrecer vales tecnológicos, gratis, para perjudicar a más del 50% de las empresas tecnológicas de la región
  • Ofrecer gratis desde Avante cursos que podrían impartir empresas de la región. De esta forma estas empresas nunca entrarán en ciertos temas formativos que son punteros por el riesgo que supone que Avante entre y ofrezca cursos gratuitos donde ellos ahora tienen su nicho. Es el caso de las ‘redes sociales’, un tema tan trillado por la administración pública que ni siquiera soy capaz de imaginar a una empresa privada impartiendo un curso a empresarios sobre buenas prácticas o nuevas herramientas y que no sea gratuito. Hablamos de cursos a nivel profesional siempre, no hablamos de alfabetización tecnológica (donde está más que justificado que sea gratuito), ya que Avante trabaja con el sector profesional.
  • No hablar de los nuevos avances tecnológicos: hay multitud de aspectos nuevos en los últimos meses en tecnología de los cuales ni siquiera se habla en Extremadura. Es más, Avante perjudica que las empresas más potentes de la región puedan liderar un proceso de cambio (de progreso).
  • Cursos de redes sociales, como decimos, y posicionamiento SEO no es apoyar el sector tecnológico en la región. Es más, es contraproducente: se está formando a gente en SEO cuando deberían estar hablando de inteligencia artificial por ejemplo.

En definitiva, se acomoda a la gente en aspectos poco técnicos, lo que supone que el sector tecnológico pierda fuerza, pierda competitividad, ya que en otras regiones si están haciendo las cosas bien. Conclusión: Avante está ocupando una parte del mercado que le corresponde al propio tejido empresarial (demasiado intervencionismo), lo cual lleva a acomodar a los trabajadores y a una pérdida general de competitividad.

Admitamos también que Avante hace muy bien otras cosas: está bien lo de Agrotech (en general, sin hablar de detalles), está bien el apoyo al sector alimentario (lo mismo, sin entrar en detalles, en general) y otras muchas acciones, pero en lo que respecta al sector tecnológico… se han despistado. Recuerdo cuando CENATIC se movía por toda América Latina y por muchos más países, ‘evangelizando’ en software libre y promocionando y posicionando a Extremadura en el mapa.

Posibles razones de que no se haya realizado una misión comercial a un sector estratégico como el tecnológico:

  • Empresas tecnológicas centradas en otros subsectores como diseño 3D, videojuegos, posicionamiento SEO, etc, cuya presencia en el Web Summit de Dublín no es trascendente
  • La mayoría de los proyectos generados encuentran financiación en tiburones de la región y el proyecto, o la empresa, acaba en nada en unos pocos años. Esto se traduce en que se aspira a subir la escalera y una vez conseguido el primer o segundo escalón ya creer que se está arriba, lo cual viene determinado en muchas ocasiones por esa financiación extrema que produce un control dañino sobre la empresa, determinando los inversores qué productos y en qué fecha deben salir: bye bye a la creatividad de los emprendedores y bye bye, por tanto, al valor diferenciador de la empresa.

Seguro que hay muchos más detalles y se puede hacer un análisis más profundo. Por supuesto hay empresas que rompen la norma, salen fuera y hacen las cosas muy bien, pero que de cada 100 salga una del patrón que estamos describiendo aquí no es un buen ratio de éxito.

En el próximo post hablaré de una carencia concreta del sector tecnológico extremeño, que puede ser un nicho de mercado para quién quiera meterse ahí, y con mucho futuro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario