Facebook

FindFace o cómo encontrar personas en Facebook por la cara

Un ruso ha sabido unir varias facetas tecnológicas para dar un paso más hacia todo ese conjunto infinito llamado “cosas que pasarán en los próximos años como consecuencia del avance tecnológico y que ni siquiera eres capaz de imaginar ahora”. Este conjunto es maravilloso, porque deja la puerta abierta a imaginar.

Por un lado existe una app llamada FindFace, rusa también, que permite encontrar a personas en Facebook en cuestión de minutos con tan solo disponer de una fotografía de su cara. Lo que le faltaba… claro está, la otra parte de la app: alimentarla. Así que ha cogido una cámara, la ha puesto en medio de un pasillo de metro a recoger caras de personas justo para buscarlas a través de esa app FindFace. Y cómo se dice con estas cosas… et voilá?

 

Facebook ha comerciado con tus datos

Et voilá! En cuestión de 2 minutos ha encontrado abundante información sobre multitud de personas. Aspectos como sus gustos, sus amistades, sus hábitos de consumo o qué aspectos del día a día les importan han salido a la luz, además de otras conclusiones de tipo más estadístico como que indentificar a mujeres lleva menos tiempo por tener unos rasgos en la cara más definidos, según comenta el chaval del estudio.

Lo de llamar ‘chaval’ a este genio, fotógrafo por cierto, no es casualidad o que se haya colado aquí. Unir tecnología y marketing es un conjunto infinito ahora mismo, tan apetecible que no entender este binomio en profundidad es renunciar a un amplísimo, inmenso, abanico de posibilidades. La creatividad se fomenta. Posiblemente conocerás a muchos que se autollaman creativos y no lo son, pero también conocerás a uno o dos de cada 100 que no levantan la voz, que con humildad hacen un trabajo excepcional en vocetos, logotipos, prototipado, marcas, ideas de campañas y un sinfín marketiniano más. Es a estas personas, a esos alocados del Photoshop, a los que hay que escuchar atentamente porque de ellos se puede aprender muchísimo.

Talento

No quiero terminar este artículo sin citar a 3 genios que conozco. Uno es chileno, vivió en Nueva York muchos años y ahora vive en un pueblo de La Vera (Extremadura) en medio de ese sosiego que dan los pueblos de montaña; y tiene armarios llenos de ideas, para mi fue un impacto conocerle y es de estas personas que pagarías por tomarte un café con ellos y escuchar atentamente, poniendo énfasis en los detalles. Otro es fotógrafo en Cáceres, pero de los buenos, de los que tienen hábitos y fuman en la puerta de la cafetería en la misma posición siempre como los grandes genios cuando otro les capturó con su cámara en blanco y negro, de los que no le dan importancia a lo que hacen pero tienen ese talento para hacer fotos de boda que otros muchos ya darían media vida por tener.

Y otra es una chica cacereña también, de estas personas que aunque le repitas que tienen esa visión distinta que otros no tienen, pero esa humildad y el creer que todos tienen su mismo talento no le han hecho arriesgarse (o tal vez apabullada por otros fotógrafos de avanzada edad que piden subvenciones y que tachan el trabajo de los jóvenes, o tal vez por otras cosas simplemente) y ha acabado en Galicia en la marina. Tres vidas, tres personas con talento de las que hay mucho que aprender porque tienen eso que a tantos nos falta: talento.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario