Cruyff Courts

La filosofía de los Cruyff Courts

Los juegos, el deporte y otras actividades recreativas ayudan a que los niños desarrollen habilidades sociales, aprendan a ganar y a perder, aprendan a desarrollar tácticas y estrategias… y por supuesto a que se diviertan. Como resultado de todo esto, los niños acaban desarrollando confianza en sí mismos y sentido del logro.

Debido a esto, el deporte es un elemento esencial para el desarrollo pleno y saludable de un niño, y un vehículo integrador a todas las edades. Hablar de fútbol no es solo hablar de Messi y Ronaldo, es hablar de niños jugando en las calles por todo el mundo, es hablar de un deporte extendido y es hablar de juego en equipo.

Siempre hablo de Extremadura, que es donde vivo, porque aquí jamás se ha visto a un político diciendo “Vamos a hacer una apuesta clara y continuada por el deporte, por los deportes de equipo”, donde los políticos vayan a eventos deportivos, hagan declaraciones y hagan apariciones realmente interesantes aparte de la misma foto todos los días reuniéndose con alguien que poco nos importa, solo para hacerse una foto de ambos con traje, una simpleza que casi es un insulto para los extremeños un poco avispados.

En este sentido, tenía que surgir una iniciativa de la mano de alguien con amplia experiencia, como Johan Cruyff. La Fundación Johan Cruyff inicia y apoya proyectos que estimulan los deportes y juegos, y coopera para ello con los clubes, federaciones deportivas, agencias municipales y gobiernos. Después de todo:

“Tú no siempre piensas sobre ello. Sin embargo si tienes la posibilidad de ayudar a alguien debes aprovechar la oportunidad” (Johan Cruyff).

La Fundación Cruyff se originó a partir de esa visión y fue fundada en 1997 por él mismo, quién fuera uno de los primeros ex deportistas de élite en los Países Bajos en crear con su nombre una fundación, la Fundación Cruyff. Quería marcar una diferencia. Después de muchos años de participar en actividades de recaudación de fondos, Johan Cruyff quería usar su influencia para apoyar al deporte y el juego para los niños de todo el mundo. Él, y por lo tanto su Fundación, presta especial atención a los niños con discapacidad y a los jóvenes menos favorecidos, ya que, especialmente para ellos, los deportes y los juegos son especialmente importantes.

“La idea de la creación de la Fundación Cruyff comenzó cuando estaba viviendo en los Estados Unidos. Teníamos un vecino, un niño con síndrome de Down, que siempre estaba solo, mirando a los otros niños jugando y divirtiéndose. Un día, le enseñé cómo golpear la pelota con la cabeza y cómo chutar. Pasó algún tiempo, y una vez cuando llegué a casa después de un partido, lo encontré jugando al fútbol con el resto de los niños del barrio. Me di cuenta de que para este niño, que había sido marginado hasta ese momento, el deporte había cambiado su vida por completo “(Johan Cruyff).

Junto con la educación, la salud, la alimentación y la vivienda, los niños tienen derecho al deporte y a la recreación. Esto se afirma específicamente en la Convención de la ONU de 1989 sobre los Derechos del Niño. La importancia del deporte durante mucho tiempo ha sido subestimada en los programas de desarrollo, pero, afortunadamente, las actitudes han cambiado recientemente a su favor.

En definitiva, el objetivo de este tipo de acciones para fomentar el deporte, sea donde sea y a través del estamento público o privado que sea, es promover el espíritu deportivo en la forma en que se reproducen muchos elementos del mundo del deporte, como el trabajo en equipo, el esfuerzo y la unidad como una parte importante en el éxito de los proyectos. Y esto lo hace a través de lo que denominan las 14 reglas, que reflejan la filosofía de este deporte pero que bien puede ser igual de válido para una filosofía de vida:

Cruyff Courts 14 reglas