Los extremeños deberíamos hacer una colecta

Dicen que la unión hace la fuerza. A veces resulta necesario unirse para conseguir un fin común. La forma más normalizada de esto se llama “empresa”; pero, aparte de ésta, existe todo un espectro de formas de unión colectiva, formas que son más informales pero que funcionan igual de bien, basta tener en cuenta cómo los españoles somos solidarios y nos unimos para encontrar una médula válida a una persona, para recolectar dinero para campañas con un fin social y otras más específicas donde los vecinos se unen para ayudar a una familia. Todas son válidas, y todas tienen algo en común: la solidaridad y salvar un bienestar común lo más extenso posible a nivel social (de qué vale que 5.000 personas vivan bien en un barrio si existe una que lo esté pasando realmente mal). ¿Qué tal una colecta?

Puesto que los españoles llevamos liderando el ranking mundial de donación de órganos desde hace más de 20 años (en Holanda lo han puesto por ley hoy), podemos sentirnos orgullosos de ser líderes en una preocupación colectiva como es esta: ese “los otros también importan” es clave en muchas ocasiones.

Pues bien, quizá ha llegado el momento de hacer una colecta para un fin común. Un fin necesario, justo. Un fin hecho por y para los extremeños, para salvar esta tierra y hacer que progrese, que seamos un pueblo con futuro más allá de las barbas mojadas de unos cuantos políticos que todavía viven en la vieja escuela. Ha llegado el momento de que los casi 1.080.000 extremeños pongamos algo menos de la mitad de lo que se paga por el canon del agua, algo menos de los casi 3€ que paga cada familia por ese impuesto. Con menos de la mitad, con 1 € al año (ni siquiera al día, al año) podríamos salvar Extremadura. Ha llegado el momento de hacer una colecta para buscarle un trabajo a Vara para que deje en paz a Extremadura y a los extremeños.

Con más de 116.000 desempleados, la mayor tasa de desempleados de Europa, cifra que arrastra desde antes de comenzar su mandato, desde los tiempos de su “mentor” Ibarra, la sensación y la no-sensación es que a Vara se le votó para que mejorase Extremadura y en más de 10 años ha hecho esto:

  • Más extremeños sin empleo (recuerda, la mayor tasa de Europa es igual al peor político de Europa)
  • Miles de fotos y vídeos en ferias y fiestas por Extremadura, donde se le ha agasajado con cochinillo asado, vino y jamón ibérico, deferencias éstas que en ningún caso se corresponden con su pobre labor al servicio de los extremeños
  • La isla de Valdecañas ya no es de los extremeños: un espacio natural robado a las aves que antes paraban ahí y a los vecinos de la zona que ahora ya no pueden entrar ahí
  • Miles de congresos y viajes pagados con dinero público de los cuales no hay cifras sobre el retorno que obtenía el pueblo extremeño con esas bandejas de jamón ibérico y vino que solían (y suelen) circular en las mismas
  • Una oficina y chófer para Ibarra, “que tanto hizo por esta tierra”

Todo esto nos ha costado a los extremeños unos impuestos altos, un impuesto de sucesiones caprichoso, un canon del agua que pagas cada mes (recuerda, más de 30€/familia/año, son muchos euros). Todo esto nos ha costado a los extremeños miles de millones de euros. Ha llegado el momento de que por tan solo 1€ al año hagamos una colecta entre todos para buscarle un trabajo a Vara y que se vaya del cargo de una vez. Sale infinitamente más barato pagarle entre todos a Vara un sueldo que permitirle que siga haciendo su voluntad al frente de Extremadura:

  • Promesas de tren en las próximas elecciones (una vez más) y otros 10 años esperando un tren digno.
  • Una mina de litio a cielo abierto en las inmediaciones de una ciudad histórica, monumental, mágica, como es Cáceres. Cargarse el paraíso puede salirle muy barato a los políticos, de hecho les sale gratis ahora mismo.
  • Una azucarera en Mérida, porque poner una chimenea más lanzando gases al aire de Extremadura nunca le salió tan barato a un político.
  • 15.000 hectáreas más de regadío en Tierra de Barros cuando la propia confederación hidrográfica del Guadiana tiene una previsión anual de recorte de todo un 20% en regadío. Vaciar y contaminar un acuífero que se extiende más de 30 kilómetros en el subsuelo de Extremadura, un gran acuífero de agua limpia que ahora será explotado y cuyas aguas serán contaminadas con sulfatos y otras sustancias en los regadíos se filtrarán de nuevo contaminándolo todo.

Sale más barato que todos pongamos 1 € y le busquemos un trabajo a Vara, aunque sea le montamos una cafetería y que nos sirva el café, o que venga un día a cada casa de los extremeños a limpiar. No hace falta que se ponga mandil o tutú, no se trata de robarle la dignidad a nadie, no se trata de eso. Simplemente se trata de buscarle un trabajo, lo más fácil, lo más simple, aunque sea para tenerle sin dar un palo al agua como ahora, pero al menos no dirige el futuro de toda Extremadura. No se merece más tiempo el cargo. No se lo merece. No se lo ha ganado.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] ningún extremeño sabe hacia donde quiere ir la región. Nadie tiene claro qué estrategia tienen estos políticos de tercera división, solo que tienen la mayor tasa de desempleo de Europa y que están de fiesta a diario con el dinero […]

Los comentarios están desactivados.